Portada  
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 18 de septiembre de 2019 
Portada | Noticias | Informes | Concursos | Servicios | Agenda | Fotologs | Lugares | Artistas | Recomendados | Obras | Suscripción | Contacto | Canales RSS RSS
Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Comentar Enviá este artículo Enviar Votá este artículo Votar CompartirPublicar Texto al 100% Aumentar texto Canal RSS

De qué hablamos cuando hablamos de los sabios incompetentes I

El hombre de la cultura occidental tiene una visión distorsionada del mundo cuando mira la moral, las costumbres y las leyes de otras culturas porque tiene un sentimiento de superioridad.
De qué hablamos cuando hablamos de los sabios incompetentes I

Por Mario Rodríguez Guerras

1

El hombre de la cultura occidental tiene una visión distorsionada del mundo cuando mira la moral, las costumbres y las leyes de otras culturas porque tiene un sentimiento de superioridad, debido, en esencia, a que ve que todo cuanto hacen en otras partes, en esta, lo hemos superado hace tiempo. Pero eso significa que aquí alguna vez hemos hecho lo mismo. El hombre vulgar no ve la naturaleza del hombre a través de los hechos de la historia, solo ve una imagen parcial de lo que pasa hoy y llega a conclusiones equivocadas. El hombre es la misma cosa hoy que ayer y aquí que allí, solo cambian las circunstancias y, por ello, las conductas. Los actos del hombre en un tiempo y en un lugar muestran lo que es el ser humano. Ese hombre vulgar, que mira el mundo sin comprenderlo, es el mismo que disfruta con el mal ajeno y que causa ese mal porque el hombre pequeño, hoy como ayer, solo puede sentirse superior destruyendo a otros.

Roger Ballen, Doll in Crib

Los hombres tienen diferentes caracteres, suponer que el hombre natural es bueno o malo es considerar solo una parte de la humanidad. Suponer que la sociedad corrompe al hombre es más exacto. El hombre malvado encontrará en la sociedad nuevas formas de manifestarse y el hombre bueno aprenderá del ejemplo de otros y de las costumbres sociales y las imitará.

Roger Ballen, frame from the video Theatre of the Mind

La sociedad está compuesta por instituciones. Quien pertenece a una institución goza de la fuerza que esa posea. El hombre ya no es valorado por sus virtudes; en la sociedad, se valora a cada cual por el poder que tenga dentro de la comunidad que, en general, le obtendrá por la importancia de la organización a la que represente y del cargo que en ella tenga. El individuo queda anulado, el hombre tiene valor en función del valor de la institución a la que pertenezca.

Roger Ballen, Room of the babies from The House of the Ballenesque at Arles

2

El hombre nacido en una comunidad tiene dos problemas para conocer la verdad, el primero, la impronta que le deja esa comunidad y que le marca su camino, y, el segundo, las normas sociales que refuerzan esa forma de existencia comunal.

Roger Ballen, Dog stealing child’s doll

Todo individuo nace sin referencias sociales de qué es el bien o el mal y las adquiere por la experiencia, es decir, hace lo que hacen los demás y piensa como piensan los demás. Actuar de esa forma, le reporta reconocimiento, actuar de otra forma conlleva el rechazo social. La conducta social es una conducta borreguil. El hombre social valorará cada situación de acuerdo con las pautas sociales y las empleará para saber cómo actuar. La sociedad es el padre, el maestro, el juez o el sacerdote, para los seres sociales aun cuando personalmente se hubieran independizado de la autoridad paterna. La sociedad crea seres dependientes.

Roger Ballen, Installation from the show at Emon Gallery Tokyo

La sociedad ha establecido que el ser social debe confiar en los demás y respetar la autoridad. Tales normas no admiten excepción porque la sociedad no puede ser mala, por lo que no hay motivo para la desconfianza. Y la sociedad busca lo mejor para el individuo, por eso, hay una jerarquía y una organización. Uno puede moverse dentro de las organizaciones y dentro de esa jerarquía, pero no puede hacer nada que estas no quieran que se haga.

Roger Ballen, Dolls in Johannesburg children’s room

3

Cuando uno tiene poder, puede cometer errores, pero esos errores deben ser aceptados por los perjudicados porque no hacerlo rompería la estructura social creada. Así, cuando un incompetente obtiene un título -pues la sociedad no prescinde de los incompetentes y los incorpora gustosamente-, acaba por actuar de forma despótica.

Roger Ballen, Man on sofa

Rosenhan ya demostró que los psiquiatras no distinguían la cordura de la demencia y los psicólogos lo hicieron ellos solos cuando, en el caso Outreau, defendieron la postura de la policía, de los jueces y de los fiscales. Vemos que los hombres actúan siguiendo pautas sociales, por eso, son buenos ciudadanos a los que nada se les puede reprochar y que son ellos los que pueden hacer reproches, con razón o sin ella.

Roger Ballen, Girl with dying bird

Además, el hombre está programado para retener la información negativa antes que la positiva como medio para defenderse de los peligros.

Roger Ballen, Sliced cat

4

Los teóricos del arte no son una especie distinta de la humana que vive en esta sociedad y actúan como hacen los demás. Esos teóricos quieren el poder del cargo. La verdad solo es un medio para alcanzar el poder y, alcanzado, es la justificación para ejercerlo. Llegado el caso de carecer de la verdad, imponen una opinión.

Roger Ballen, Hungry dinosaur with bird head in mouth

Los sabios pueden aceptar una intervención ajena en su campo cuando piensan que, con su sabiduría, podrán contestar cualquier argumentación en contra de las suyas. La seguridad de los sabios no procede tanto de la calidad de sus conocimientos como del hecho de que esos conocimientos sean los aceptados y defendidos por la sociedad. No es una convicción personal la que poseen en sus razones, sino la seguridad de que esas razones tienen, detrás, una fuerza social. Los sabios respetan las normas sociales y saben que la sociedad, en contrapartida, les defenderá. Esa es la grandeza de la sociedad que dispone de los medios necesarios para anular la verdad y mantener las creencias equivocadas de los sabios, que son las que conforman la estructura de este mundo.

Roger Ballen, Christmas in Johannesburg

5

En la película Escándalo en el poder (The runner, de Austin Stark, 2015), Nicolas Cage encarna a Colin Price, un congresista de Luisiana que disfruta de las ventajas de la vida en la perfecta sociedad que hemos creado: Tiene una buena casa, una agradable mujer y el respeto de la comunidad. Cuando se produce un accidente en una plataforma petrolífera, decide honestamente defender a los perjudicados por los efectos del vertido en sus costas a pesar de la fuerza de la empresa, BP, que da trabajo a muchas personas de esa zona y a pesar de que esas reclamaciones podrían impedir que la compañía continuara con su actividad. Pero acaba por saberse que está manteniendo una aventura extramatrimonial y cree que, honestamente, debe dimitir aunque su partido, su mujer y su padre, un político ya jubilado, creen que es un problema que la sociedad acabará por perdonar y olvidar. Tras su dimisión, se distancia de su mujer, continúa la relación con su amante y sigue con las reclamaciones de los perjudicados. Su mujer le pide que vuelva a llevar su vida anterior: Volver a casa con ella y a la política; y la petrolera le tienta con apoyar económicamente su campaña si deja de atacarles. Price rechaza ambas ofertas, manteniendo su honestidad por la que cree que no puede dejar a la mujer que ama ni trabajar en defensa de lo que no cree. Sin embargo, cuando su padre muere, su amante vuelve con su marido y la defensa de las reclamaciones se está comiendo su patrimonio, se encuentra con que su vida personal se está desmoronando y con que la única salida que le queda es volver con su mujer y regresar a la política de la mano de BP. La película acaba con una escena en la que Price está dando un discurso en una planta de la compañía recibiendo los aplausos de los empleados y directivos de la petrolera y de su mujer, pero se le ve pesaroso porque, haciendo lo mismo que primero hacía por gusto y convicción -errada, pero convicción al fin y al cabo-, ahora, lo hace por necesidad y en contra de sus creencias.

Roger Ballen, Man putting gun in Ninjas mouth

Lo que dice la cinta es que vivimos en una sociedad que se supone perfecta y creada para el desarrollo del individuo. En esas circunstancias, uno puede llegar a pensar que es libre de tomar decisiones sobre su vida personal, pero, cuando lo hace, descubre que esa libertad era solo aparente pues mantener el orden de ese mundo exige que cada uno juegue su papel dentro de las normas sociales establecidas. Price toma decisiones personales que no son aceptadas por la sociedad y se encuentra ante la tesitura de tener que elegir entre su voluntad, renunciando a su vida; o hacer soportable su existencia renunciando a su voluntad, sus ideales y sus valores.

Roger Ballen, Johannesburg Ape with sculpture of girlfriend 

La cinta presenta el problema primordial de la existencia, la oposición entre el espíritu y el fenómeno que, en la organización racional de la convivencia, se traduce en el enfrentamiento entre la verdad y el idealismo, por una parte, y la fuerza y el poder, por otra. En este mundo tan perfeccionado, resulta que no somos libres. Quien tiene el poder exige que se mantengan las normas que a él le han permitido alcanzar su privilegiada posición. Quien se desvía acaba o apartado de la comunidad o volviendo sometido a ella. O pasas por el aro o te quedas fuera, tú eliges. Y eso, la propia sociedad, nos dice que es libertad.

Roger Ballen, Rat being eaten by human

6

Quien conoce el funcionamiento social y le acata tiene el privilegio de poder imponerle a quien no cumple con sus normas; lo mismo que aquel a quien se le otorga un título, por el cual, cree que sabe todo acerca de la verdad. Denle un cargo a cualquiera de ellos y tendremos a un simple que, con el respaldo de las normas no escritas o del aval académico, se vuelve malvado, al imponerse por la fuerza a la verdad.

Roger Ballen, Johannesburg Hand in front of wall

No hay ninguna institución social en la que, detrás de la aparente neutralidad de sus juicios, actuaciones y decisiones, detrás de una proclamada higiene moral y honestidad profesional, no esconda una corrupción de sus propios principios que aparecerá cuando se les presente un caso en el que un tercero, defendiendo una verdad, bien contravenga sus creencias o valores, o bien los intereses de quienes las dirigen. Los principios que constituyen cualquiera de esos grupos son honestos y elevados, pero, cuando el hombre pone sus manos sobre ellos, los corrompe.

Roger Ballen, Somewhere in Afica 31

Otro buen ejemplo de esa mendacidad moral de nuestra sociedad nos le muestran las series de televisión. En casi todas las series policiacas encontramos al incansable inspector- tan astuto que huele al delincuente sin que haya la menor prueba de quien es el culpable- y que persigue incansablemente a todo aquel que comete un delito -en general, por haber asesinado a un enemigo-, hasta encontrarle y ponerle entre rejas o pegarle un tiro y deshacerse de él. Paradigmático es el caso en el que el delincuente ha obrado por venganza para castigar, por ejemplo, el asesinato de un ser querido. Y es paradigmático porque, en esa misma serie, encontramos que, cuando es el honesto inspector quien ha perdido a un familiar a manos de un asesino, se permite, en contra de sus propios valores, acabar con la vida de ese delincuente, y el guionista presenta la situación de tal manera que el espectador se queda convencido de que ha habido justicia en lo que ha hecho.

Roger Ballen, Portrait of woman in Johannesburg bedroom 6

Hay, en esas series, una doble moral que resulta aceptada por los espectadores, de forma que se reconoce que las leyes están hechas para el pueblo pero no para los poderosos. Los poderosos son los buenos ciudadanos que pertenecen a las organizaciones que tratan de cada asunto concreto. El pueblo, en cada situación, está formado por las personas ajenas a cada una de esas sociedades. Cada individuo goza, así, de fuerza en un determinado ámbito de la existencia social, lo que le obliga a respetar la fuerza de los demás grupos en los demás aspectos sociales. Desde el punto de vista social, eso se llama organización; desde un punto de vista ético, eso se llama inmoralidad; desde un punto de vista legal, delincuencia; y, desde un punto de vista intelectual, idiocia.


Roger Ballen, Installation at Serlachius Museum

7

Este contubernio no se entiende porque los poderosos nos ponen constantemente ejemplos de la falta la seguridad o de desarrollo económico y social en otros lugares para hacernos ver que nuestro mundo es mejor que aquellos y la conclusión a la que debemos llegar –supuestamente, por nosotros mismos- es que este sistema no debe modificarse puesto que, a pesar de sus defectos, es superior a cualquier otro. En conclusión, hay que aceptar los defectos de nuestra sociedad como mal menor.

Roger Ballen, Installation from the show at the China Academy of Art Beijing

Entonces, debemos soportar la corrupción política y los excesos de las grandes corporaciones, pero, aparecen en Internet quejas de gente diciendo que su abogado les vendió, que su médico abusó de ellas o que han dictado sentencias que nada tienen que ver con los hechos denunciados, por lo que sería conveniente averiguar si estas personas han sido víctimas de accidentes de la sociedad o de actos deliberados, es decir, si se trata de hechos anecdóticos y aislados o es la verdad fundamental de nuestro mundo, la cara oculta de la que poco o nada se sabe porque ocurren en privado bajo la dirección de una autoridad social y que, si se llegan a poder denunciar, los autores van a tener el respaldo del grupo al que pertenecen.

Roger Ballen, Clown with pets

Por eso, deberíamos plantearnos si, destituidos los dioses y los reyes, queda alguna otra falsa verdad social que nos obliga a creer y soportar otras formas de dictadura cuya fuerza y desmanes no se perciben, que urgen ser cuestionadas y sus representantes depuestos; si es más difícil acabar con ellos que con los reyes; y si lo único que conseguiría quien lo pretendiera sería acabar en una lista negra. Pero esa gente tan honesta no puede tener listas negras ¿O sí?

 

Imágenes con derechos reservados, prohibida su reproducción.

Imagen de portada: Roger Ballen, Johannesburg Christmas Decoration, detalle.

20-05-2019

Votar Sin votos  -  Ingresá tu voto

Entrá a Radio La Quebrada
Comentarios -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo

Más Más informes

Contra los farsantes Contra los farsantes La definición del arte La definición del arte
Arte y lenguaje II Arte y lenguaje II La obra de Roger Ballen La obra de Roger Ballen
El código en el arte II El código en el arte II El código en el arte El código en el arte
Seres sociales. II. Manifestación (2ª parte) Seres sociales. II. Manifestación (2ª parte) Arte y lenguaje Arte y lenguaje
Seres sociales. II. Manifestación (1ª parte) Seres sociales. II. Manifestación (1ª parte) Seres sociales: I. Esencia (3ª parte) Seres sociales: I. Esencia (3ª parte)
Seres sociales: I. Esencia (2ª parte)   Seres sociales: I. Esencia (2ª parte) Seres sociales: I. Esencia (1ª parte) Seres sociales: I. Esencia (1ª parte)
Roger Ballen: Ballenesque Roger Ballen: Ballenesque El arte como lenguaje (3ª parte) El arte como lenguaje (3ª parte)
El arte como lenguaje (2ª parte) El arte como lenguaje (2ª parte) El arte como lenguaje (1ª parte) El arte como lenguaje (1ª parte)
El fin de la conceptualización (2ª parte) El fin de la conceptualización (2ª parte) El fin de la conceptualización (1ª parte) El fin de la conceptualización (1ª parte)
Francis Bacon, retratos del dolor Francis Bacon, retratos del dolor La teoría corrosiva La teoría corrosiva
 
Entrá a Radio La Quebrada
Literatura en la red

Canal RSS Servicios y talleres

FotologsFotologs

christianvogrichpinturas
Y SONRIENDO ME DIJO: SOY YO, ... LA INCERTIDUMBRE
Y SONRIENDO ME DIJO: SOY YO, ... LA INCERTIDUMBRE

Canal RSS Lugares para visitar

Escuela Museo de Bellas Artes
Escuela Museo de Bellas Artes

Literatura RSS Literatura

Escribirte.com
Toda la literatura
ón de las funciones ejecutivas
Paid
ón de las funciones ejecutivas
ós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
ía como hoy Muere León Felipe
18 de septiembre de 1968
Miguel Angel Bustos
Por Mara Vitas
Alejandra Pizarnik
Argentina 1936-1972
El devorador y otros cuentos de horror
Un libro de Claudio Garc
El devorador y otros cuentos de horror
ía Fanlo
ía
Ricardo Cardone

Canal RSS Concursos

Canales RSSCanales RSS
Ahora podés tener a
Indexarte en tu sitio web

Más información

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte EscribirteOccidentesEscuchanos
Noticias | Artistas | Agenda | Concursos | Lugares | Cursos | Publicidad | Suscripción | Contacto | Canales RSS RSS
© 2007-2019 | www.indexarte.org| Premio Matear 2007| Todos los derechos reservados | Diseño Web