Portada  
 Buscar en el sitio   
| Lunes 25 de septiembre de 2017 
Portada | Noticias | Informes | Concursos | Servicios | Agenda | Fotologs | Lugares | Artistas | Recomendados | Obras | Suscripción | Contacto | Canales RSS RSS
Escuchá Radio de Tango
Escribí un comentario Comentar Enviá este artículo Enviar Votá este artículo Votar CompartirPublicar Texto al 100% Aumentar texto Canal RSS

SAAP: A los artistas plásticos

La Sociedad fue fundada en 1925 por los artistas plásticos: Spilimbergo, Butler, Basaldúa, Fernandez, Musso, Badi, Berni y Pisarro. Su razón de ser era apoyar y proteger los intereses de los plásticos y solidarizarse con las luchas del pueblo.
SAAP: A los artistas plásticos

Por Edgardo Lois

Fue realidad el tiempo en que las personas festejaban su arte en la camaradería de los encuentros. Fue tangible el tiempo en que las personas se comprometían con una causa y la apoyaban. Una causa podía ser, por ejemplo, la construcción y mantenimiento de una institución. Ese tiempo se guarda en la insistencia de los memoriosos, en la mirada de los que no se acomodaron en la siesta de la derrota. Porque las ganas de hacer, de comprometerse se fueron de derrota. En el subtitulado del cuentito de terror que nos tocó para la larga noche, puede leerse la historia de la barbarie de la dictadura militar; después el desencanto de las ganas tibias por volver a creer cuando el radicalismo de Alfonsín; y los años infames del miserable de Anillaco con sus secuelas de libre mercado incrustadas en el pensamiento de muchos (de demasiados). Por el lado del más allá del mundo terminamos jugando los jueguitos de la globalización: apretando teclas para mejor repartir la pobreza entre los pobres de siempre, eso sí, la nueva pobreza se puede ver en directo, vía red. Fue así como la santa globalización se encargó de asegurar las riquezas donde debían estar, es decir, donde estaban, y fomentó el aislamiento en comunicación, marche una copa de egoísmo: no sé, no me importa, ¿qué gano?, porque si no hay tajada, beneficio o conveniencia, ¿por qué razón levantar una bandera?
Desde los tiempos del festejo aparece el artista plástico Pedro Gaeta, el comprometido de esta historia, hoy en ejercicio de la presidencia de la SAAP (Sociedad Argentina de Artistas Plásticos), el ideal, el sueño, la casa. Gaeta cuenta: La SAAP era un lugar de encuentro, a cualquier hora te encontrabas pintores, músicos, titiriteros, escritores, ahí conocí a Borges, a Villafañe... Florida era una fiesta, te encontrabas con todos en la SAAP o en Van Riel, era una época de idealismo, de compromiso, de lucha en defensa de tu actividad y de interés por lo que pasaba en el país.
La Sociedad fue fundada en 1925 por los artistas plásticos: Spilimbergo, Butler, Basaldúa, Fernandez, Musso, Badi, Berni y Pisarro. Su razón de ser era apoyar y proteger los intereses de los plásticos, y por extensión solidarizarse con las luchas del pueblo. En el principio, sus hacedores fueron de inclinación anarquista, socialista y comunista, pero luego la Sociedad estuvo abierta a hombres y mujeres de distintas ideologías. Cuando hice mi primera muestra individual, hice de cuenta que entré a trabajar a una fábrica, dije, Bueno, dónde está el sindicato. Desde ese momento tuve una relación estrecha con la SAAP y desempeñé distintos cargos a lo largo de los años, recuerda Gaeta.
En los años sesenta y pico, setenta, estábamos en Florida al 800, pero de ahí nos teníamos que ir. En Viamonte 458, donde hoy está la sede de la Sociedad, estaba la Galería Forma, de un grupo que creo que se llamaba Fundación para la Poesía, no recuerdo bien, y con ese grupo estaba Federico Vogelius (fundador de la revista Crisis), un escritor, crítico de arte, que ayudaba a los artistas, era como un mecenas. Tuvo muchos problemas con el proceso. En esas épocas había dos o tres listas con personas que querían dirigir la SAAP, era toda gente progresista, qué diferencia con lo que pasa hoy, qué increíble... en una de esas listas se presentó Leopoldo Presas, que luego de una desgracia personal, decidió salir del taller y participar como un militante de la cultura.
Gaeta señala que la casa propia de la Sociedad se logró gracias a una iniciativa de Presas. En su período como presidente, Presas empezó a pedir a los socios de SAAP una obra como donación para ser vendida en subasta. La compra de la sede data de julio de 1974: en la subasta se fue obra Berni, Petorutti, Spilimbergo y tantos otros. La campaña se cerró en el Luna Park con la participación de Osvaldo Pugliese y su orquesta: estrenó A los artistas plásticos que dedicó a la Sociedad. Recuerda Gaeta un detalle: Los plásticos cotizados entregaban la obra sin pedir nada, en cambio, de los que venían en el montón, muchos pidieron el cincuenta por ciento de la venta. Se realizaron subastas sucesivas; un gran colaborador de esa época fue Jorge de Santamaría. Cuando se hace la compra, el presidente era Colombres y yo el vice, pero Colombres estaba de licencia (lo habían amenazado y se había radicado en Córdoba) y yo estaba en ejercicio de la presidencia. También fueron presidentes de la Sociedad Antonio Berni, Raúl Lozza, Vicente Forte.
Pedro Gaeta hoy está nuevamente en ejercicio de la presidencia de la SAAP, pero si aquella primera vez el destino quiso que le tocara un momento de felicidad frente a la compra de la casa propia, esta vuelta a la dirección le muestra la contracara del sueño.
La entidad sufrió censuras y clausuras durante la dictadura, también convidaron con la cárcel a alguno de sus miembros y a otros les tocó el exilio: Estábamos todos escrachados, me fueron a buscar dos veces, me salvé, cuenta Gaeta que terminó viviendo en París desde fines del 76 hasta el 82. Después siguió la crisis de la cultura y de sus entidades en democracia. La ley del plano inclinado llevó a la SAAP a vivir un presente con pronóstico reservado.
No había gente interesada en la conducción de la Sociedad cuando Osvaldo Attila, artista plástico, convocó a Gaeta y a otras personas para hacerse cargo de la situación. Poneme de vocal, fue el pedido de Gaeta, pero Attila lo ubicó de vicepresidente: Si me pasa algo quiero que quedes vos. Quiso la historia que la muerte se quedara con la paleta de Attila: Puso mucho dinero de su bolsillo para mantener la SAAP, remarca Gaeta. Esta muerte colocó al artista otra vez en primera línea: y aceptó el desafío. La SAAP tenía deudas con los servicios básicos, y arrastraba algunas deudas del pasado, pero esta administración está en plena labor de normalización. De fácil, ni un poco: No tenemos prácticamente nada, somos un puñado de personas (Roberto González, Raúl Jiménez, Daniel Chiaravalle), pero la gente no acompaña mucho, hice una convocatoria abierta a todos los colegas y no recibí ningún llamado, sólo un grupo de artistas, entre ellos, Pujía, se interesaron por la situación, pero todavía no hay nada en concreto, dependemos económicamente de la cuota de los socios y ahora, con gran esfuerzo, hemos puesto en condiciones la sala de exposiciones para intentar que los pintores vuelvan a exponer en nuestra casa, hay que volver a instalar la sala en el circuito... pero todo está tan disgregado, el personalismo salvaje espanta, y el sesenta o setenta por ciento de los socios honorarios está muerto, son tiempos difíciles... nadie quiere compromisos, pero ¿y si yo hacía lo mismo?, yo estoy encariñado con la SAAP.
Pedro Gaeta afirma que la pintura, el arte, es una manera de vivir, y declara que le está muy agradecido a la vida: Nunca necesité llegar a pedir... estuve en Alemania Oriental, en los países socialistas, fui invitado, estuve presente en el Movimiento por la Paz en 1977... después de tres meses de viajes terminé en París, y ahí tuve mucha suerte, apareció un holandés, yo tenía un taller en el corazón de Montmartre, me lo alquilaban por poca guita, casi de favor, dormía ahí y pintaba, vendía obra, hice la muestra con el holandés y vendí diecisiete obras de treinta y cinco, con la guita me fui a conocer Italia... tuve suerte, yo no sé si alguna vez me hubiera ido del país, me invitaron y fui, después acá pasaba lo que pasaba y allá me quedé... después volví y expuse en Van Riel, otra vez la suerte, vendí toda la muestra... mi intención era volver a París, pero me encontré con guita y me compré la casita donde vivo, me quedé, y armé el taller, hace veinticinco años que tengo taller... no sé, las cosas se me dieron, tuve suerte en la vida... es más, tengo el ochenta por ciento de mi obra afuera, vendida o regalada, en París tengo mucha obra... a París volvía a exponer cada dos años y se armaban lindas movidas, convocaba gente... en eso de convocar tuve una linda experiencia de origen con el grupo Gente de Buenos Aires con Roberto Santoro, Luis Luchi, Eduardo Rovira... allá me enteré de la desaparición de Roberto...
Pedro Gaeta dice que siempre fue de arriesgar, y que siempre tuvo facilidad para convocar gente. Ahora está frente al desafío de la SAAP. Recibió una nueva invitación y decidió arriesgar: quiera la suerte, el destino, que su pincel de convocar diga presente y que la pintura vuelva a orbitar, con decisión y compromiso, la historia de la SAAP. A los artistas plásticos: la invitación para volver a una casa posible, a respirar otros aires dentro de estos tiempos difíciles.

Edgardo Lois / Noviembre 2009

 

30-11-2009

Votar Sin votos  -  Ingresá tu voto

Enterate ahora
Comentarios -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo

Más Más informes

El fin de la conceptualización (2ª parte) El fin de la conceptualización (2ª parte) El fin de la conceptualización (1ª parte) El fin de la conceptualización (1ª parte)
Francis Bacon, retratos del dolor Francis Bacon, retratos del dolor La teoría corrosiva La teoría corrosiva
Danto… ha muerto Danto… ha muerto Danto, un producto de su mundo Danto, un producto de su mundo
Danto, ese sabio Danto, ese sabio Hamlet: Ética y estética del drama Hamlet: Ética y estética del drama
Sobre la percepción del arte actual. III Sobre la percepción del arte actual. III Sobre la percepción del arte actual. II Sobre la percepción del arte actual. II
Sobre la percepción del arte actual Sobre la percepción del arte actual Paul Klee, el músico que pinta Paul Klee, el músico que pinta
La paradoja en el arte: Niveles de lectura de la obra La paradoja en el arte: Niveles de lectura de la obra Duchamp, nada nuevo bajo el sol Duchamp, nada nuevo bajo el sol
El arte como lenguaje El arte como lenguaje Arte del siglo XX: ¿Es esto arte? Arte del siglo XX: ¿Es esto arte?
La corriente matericista: Arte Abstracto, matérico y conceptual La corriente matericista: Arte Abstracto, matérico y conceptual La corriente tecnicista: El cubismo La corriente tecnicista: El cubismo
Mis bosquejos. Yo Mis bosquejos. Yo La serena rebeldía La serena rebeldía
 
Entrá a Radio La Quebrada
Literatura en la red

Canal RSS Servicios y talleres

FotologsFotologs

Naturaleza y emocion
Exposición VITALIDAD - 4
Exposición VITALIDAD - 4

Canal RSS Lugares para visitar

Museo de Arte  Moderno  de  Buenos Aires
Museo de Arte Moderno de Buenos Aires

Literatura RSS Literatura

Escribirte.com
Toda la literatura
ía FILBA 2017
Entre el 22 de septiembre y el 1 de octubre de 2017 el festival reunir
ía FILBA 2017
á a más de 20 autores internacionales y 100 argentinos y uruguayos, en un centenar de actividades como paneles, entrevistas, diálogos, lecturas y performances.
ía como hoy Nace William Faulkner
25 de septiembre de 1897
Gracias por todo el fuego Maestro Benedetti
Por Miguel Longarini
Marcos Aguinis
Argentino 1935-
La sed de la piedra
Un libro de Nicol
La sed de la piedra
ás Tripaldi
ía
Ricardo Cardone

Canal RSS Concursos

Canales RSSCanales RSS
Ahora podés tener a
Indexarte en tu sitio web

Más información

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte EscribirteOccidentesEscuchanos
Noticias | Artistas | Agenda | Concursos | Lugares | Cursos | Publicidad | Suscripción | Contacto | Canales RSS RSS
© 2007-2017 | www.indexarte.org| Premio Matear 2007| Todos los derechos reservados | Diseño Web